Tres jóvenes perdieron la vida por inhumanos tratos en centro de rehabilitación

 


Madre de joven de 23 años aseguró que este le rogó que no denunciara la situación por temor a represalias. Según ella, su hijo le contó que estuvo hasta 15 días sin comer en ese sitio.

Luego de que la Fiscalía y el Gaula Militar capturaran a nueve personas señaladas de torturar a pacientes en centros de rehabilitación en Ipiales, Nariño , se conocieron nuevos casos de maltratos en estos sitios. Uno de estos es el de Daniel Andrés Salazar, un joven de 23 años que murió producto de los vejámenes a los que fue sometido en la fundación Proyecto de Vida. 

"Si lo hubiesen llevado a tiempo, mi hijo estuviera vivo, si lo hubieran atendido a tiempo, si este señor Andrés Benítez lo hubiera llevado rápido al hospital, mi hijo no estuviera muerto, otra fuera la historia", dijo Mónica Aza, madre del joven.

Daniel le narró a su mamá algunos de los maltratos que recibió: "Mamá, ya llevo 15 días así con este dolor, sin probar bocado, no he comido nada, la última comidita que usted me llevó, esa me la pude comer, no he podido comer más". 

Mónica y varios de los denunciantes hablan en medio del temor a posibles represalias. "’Mijo, yo voy a ir a denunciar porque usted no entró así’. 

Me dijo ‘mamá, se lo ruego, no vaya a denunciar, yo no quiero que le pase nada ni a usted ni al flaco’. El flaco es mi otro hijo, Dilan", contó la mujer.

Ante estas denuncias, otro paciente que pasó por centros de rehabilitación entregó su versión.

Un día antes de salir, nos hacen voltear, o sea, desgastamiento físico, nos dan de tomar agua del puerco, lo que se les atraviese en la cocina, nos hacen un revuelto y nos hacen tomar", sostuvo uno de los pacientes. 

En medio del llanto, Mónica Aza asegura que la situación vivida por los tres jóvenes que perdieron la vida tuvo un propósito.

“Fernando Guamantico, Joan Sebastián y Daniel son unos héroes porque si no hubiera sido por ellos habría muchos jóvenes maltratados, niñas violadas”, aseguró la mamá de Daniel. 

Familiares y víctimas de estos centros de rehabilitación esperan que la Fiscalía continúe con las investigaciones y realice nuevas capturas.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto