Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Por $30.000 pesos niñas son explotadas sexualmente y obligadas a distribuir drogas

 


En el barrio Santa Fe, centro de Bogotá , los delincuentes siguen explotando a los menores de edad con el fin no solo de distribuir la droga, también de que ofrezcan servicios sexuales como si se tratara de mercancía. 

Una de las modalidades recientemente evidenciada es el uso de alimentos para camuflar los estupefacientes, exactamente entre un pan.

Sin embargo, preocupa cómo las bandas delincuenciales manejan un grupo de entre 15 y 20 niñas que no superan los 16 años y que son ofrecidas a cualquiera que llegue a preguntar. 

Una investigación hecha por defensores de la niñez evidencia que solo basta con llegar a preguntar por menores para que alguien dé razón sin problema. 

De acuerdo con la información recogida por los denunciantes, las tarifas sexuales que manejan en este sector para las niñas van desde los $30.000 hasta los $200.000 pesos. 

Haciéndose pasar por clientes, así evidenciaron cómo funciona el negocio: 

Investigador: Tenemos una fiesta con unos amigos (...) entonces quería averiguarte de unas peladas pequeñas 
Proxeneta: Pero tú dices (menores) de edad (...) ¿por qué?, ¿qué quieres tú?, ¿un trío? 
Investigador: ¿Tienes cuatro o cinco niñas? 
Proxeneta: Las que están aquí, bebé 
Investigador: ¿y cuánto podrán cobrar por todas? 
Proxeneta: dependiendo el tiempo, amor

Si el cliente quiere sustancias psicoactivas, las niñas se encargan de conseguirlas. Es decir, también son instrumentalizadas para ampliar el negocio de la droga. 

Esta fue otra conversación del investigador con una proxeneta diferente: 

Investigador: ¿Cuántas niñas tienes? 
Proxeneta: somos las tres que estamos, cobramos cada una $200.000 
Investigador: ¿Y qué hacen o qué incluye? Proxeneta: el amor rico, eso sí te lo aseguramos 
Investigador: necesitamos llevar un 'periquito' (cocaína) 
Proxeneta: listo, yo te lo consigo 

Es esta una situación preocupante, que evidencia el abandono al que están expuestos los menores de edad y el provecho que sacan los delincuentes.