Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Condenan a los 7 soldados que violaron a niña embera

 


Por el abuso sexual a una menor indígena de 12 años de la etnia embera chamí, en hechos ocurridos el 21 de junio de 2020 en el corregimiento Santa Cecilia, de Pueblo Rico, Risaralda, un juez condenó a 7 soldados. 

Tras la aceptación de cargos por parte de los uniformados regulares del Ejército Nacional, por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado, el juez 1 promiscuo del circuito de Apía (Risaralda) condenó a seis de ellos, en calidad de coautores, a una pena de 16 años de prisión, y a uno más, como cómplice, a 8 años de cárcel. 

Se trata de Juan Camilo Morales Povea, Yair Stiven Gonzáles, Juan David Guaidía, José Luis Holguín, Óscar Eduardo Gil, Deyson Andrés Isaza y Luis Fernando Mangareth (cómplice), quienes estaban adscritos al Batallón de Alta Montaña en Génova (Quindío) y servían de apoyo al Batallón de Artillería San Mateo con sede en Pereira. 

En el proceso la Fiscalía adelantó más de 160 acciones investigativas que evidenciaron la participación de lo soldados en la agresión sexual a la niña. Los uniformados permanecen privados de la libertad desde junio de 2020, cuando fueron capturados en Pereira. En noviembre de 2020 los hombres fueron sancionados por la Procuraduría General de la Nación, que les impuso la máxima pena, de destitución e inhabilidad general por 20 años para ocupar cargos públicos. 

En el fallo disciplinario de la Procuraduría se estableció que la menor salió de su casa a coger unas frutas, cerca de un colegio en donde acampaban los soldados, y cuando ya se estaba devolviendo para su vivienda, uno de los uniformados la llamó al sitio en donde él estaba de guardia y, después de una conversación, la violó y llamó a otros compañeros para que hicieran lo mismo. 

El ente de control estableció que los militares le taparon la boca a la niña para que no gritara y que todos la abusaron sexualmente excepto Luis Fernando Mangareth, quien, según la Procuraduría, si bien no la accedió carnalmente colaboró a sus compañeros pues prestó vigilancia mientras ellos violaban a la menor. 

Además del abuso sexual, para el órgano de control los soldados también incurrieron en el delito de secuestro simple "porque la menor fue detenida ilegalmente y contra su voluntad, de hecho, le adecuaron un cambuche para que durmiera y no se fuera para su casa después de haber soportado la violación de 6 de ellos", dice el fallo disciplinario.