Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

“Voy a ser como Egan”: el sueño que Julián Esteban Gómez no pudo cumplir

 


Su familia también creía que el niño, que encarnaba el futuro del ciclismo colombiano, llegaría a los podios como su ídolo. 

En su corto paso por este mundo, dejó una huella eterna. "Quiero ser como Egan y voy a ser como Egan", era lo que decía Julián Esteban Gómez, cuyas lágrimas tras el triunfo del zipaquireño en el Tour de Francia emocionaron a toda Colombia, que hoy lo llora ante su absurda muerte en un accidente de tránsito que, según su familia, se produjo por la intolerancia del conductor de una tractomula. 

Esto dijo el tío de Julián Esteban Gómez sobre cómo murió:

 “Íbamos entrenando Zipaquirá-Centro Chía y el conductor de la mula nos empezó a acosar con las cornetas y arrimarnos demasiado la mula. Íbamos en fila india. No me di cuenta cómo trastabilló y se fue debajo de la mula, entre las llantas de la mula”, relató sobre lo que ocurrió con Julián Esteban Gómez. Guillermo insistió en que “este señor de pronto no tenía ganas de matar al niño, pero mató al niño por pura intolerancia”.

Según él, el conductor “empezó a sonar las cornetas para que nosotros nos orilláramos más, íbamos por la berma, en fila india, el tipo iba peleando con ciclistas. Nos arrimó tanto la mula que el niño se puso nervioso y se descontroló y se fue debajo de las llantas de la mula”, aseguró. 

Este pequeño ciclista era muy curioso y atento. Cuando la fama tocó de repente a su puerta, exhibió algunas de las más de 30 medallas que tenía en su haber por las competencias en las que había participado. En ese entonces tenía 10 años. Hablaba orgulloso de otros premios: “Me he ganado cascos, me he ganado bombas y… copas”. 

Estaba feliz de ser reconocido por la emoción con la que celebró el triunfo de Egan Bernal en el Tour de Francia, en el año 2019, y hasta daba tips para ser un ciclista profesional. "Tiene que tener un ritmo normal, sin cansarse, y si lo tiene todo el tiempo nunca se va a cansar tanto", decía. 

Sus abuelos decían en ese entonces que Julián Esteban Gómez tenía las aptitudes para ser grande. "Yo sé que él quiere llegar a ser como Egan, entonces nosotros lo vamos a apoyar y lo hemos apoyado siempre, entonces el sueño, claro, es verlo allá en lo alto", comentó su abuela. 

El conductor del tractocamión que atropelló a Julián Esteban Gómez, fue dejado en libertad tras haber sido trasladado este domingo por las autoridades a la URI de ese municipio, en donde se realizaron las primeras labores para determinar el grado de responsabilidad que tuvo en la muerte del niño deportista. 

Julián Esteban Gómez se fue muy pronto, sin cumplir su sueño ni el de muchos que sabían que sería un deportista grande, pero en su paso por esta vida dejó huella en miles de corazones. 

Vuela alto, Julián Esteban.

Publicidad