Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Muere otro adulto mayor tras recibir segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19

 


Un hombre identificado como Misael Patiño de 87 años de edad falleció 45 minutos después de haber recibido su segunda dosis de la vacuna Sinovac. 

El hecho registrado en la tarde de ayer en la ciudad de Ibagué, tiene consternada a la población tolimense y teniendo en cuenta que las condiciones del deceso, se asemeja al que ocurrió hace una semana en el municipio de Campoalegre, Huila.

De acuerdo con el relato de Aracely, hija del fallecido, el señor fue vacunado, puesto en reposo y observación durante un lapso de aproximadamente 15 minutos, en ese tiempo no se notó nada irregular o alguna variación en el comportamiento y estado del hombre. 

Luego, junto a su hija y nieto se marchó para la vivienda ubicada en el barrio 20 de Julio de Ibagué y allí, en reposo y sentado en el andén de su casa, se desvaneció cayendo al lado de su nieto quien al percatarse de la condición que presentaba su abuelo, intentó reanimarlo dándole respiración boca a boca y haciéndole masaje cardíaco pero al parecer, ya estaba sin vida. 

El hombre fue llevado de inmediato en un taxi hasta la Clínica Tolima, pero ya estaba sin signos vitales. El médico de turno de la entidad de salud fue el encargado de verificar su estado y comunicarles oficialmente sobre el deceso del octogenario.

“Cuando llegamos con mi abuelo a la casa, nos sentamos afuera para esperar a mi mamá que fue a recoger unas cosas cerca, mientras esperábamos, él se sentó junto a mí y cuando yo miraba hacia otro lado, sentí que se me vino encima como si se me hubiera recostado, pensé que era molestando o haciéndose el dormido pero vi que estaba mal, le cogí la mano y trate de reanimarlo, enseguida vi como todo su cuerpo temblaba o convulsionaba, intenté darle respiración boca a boca, le hice masaje en el pecho pero prácticamente se murió en mis brazos, note que la lengua como que se le dobló hacia dentro y cuando llegamos a la clínica ya estaba muerto” dijo Felipe Morales, el nieto que lo acompañaba.

El cuerpo de don Misael Patiño Rozo fue conducido a las instalaciones de la Fiscalía General de la Nación dónde se le hizo la inspección y verificación de las posibles causas de su muerte, de inmediato se activó un equipo de expertos que realizarán múltiples análisis correspondientes a que se verifique si el deceso se pudo presentar por la aplicación vacuna, si hay solamente coincidencia con ese hecho, o si se trató de alguna dolencia pre existente o que le hubiera aparecido luego de la vacuna, igualmente si se le pudo presentar la muerte por una reacción ante la aplicación del biológico como tal.