Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Invierno en el sur del Huila, hay incidencia del Fenómeno de La Niña

No cesan las afectaciones por las lluvias en Huila, especialmente en el sur del departamento.

En Pitalito, ayer se registró una fuerte creciente de la quebrada El Cedro y sus afluentes en las veredas Cristalina, El Cedro, Montecristo y Villafátima. Así lo confirmaron las distintas entidades del Sistema de Gestión del Riesgo en el municipio, que recomendaron a los ribereños de esta fuente hídrica y a residentes del eje vial Pitalito – Mocoa y de su zona de influencia, estar atentos y seguir las recomendaciones preventivas.

En Acevedo, las autoridades del municipio adelantaban ayer un censo para establecer el número de familias damnificadas en la parte alta de la vereda El Cedral, las cuales tuvieron que ser evacuadas el jueves por una alerta de desbordamiento de la quebrada La Correntosa. 
De igual forma, las unidades del Cuerpo de Bomberos de esta población del sur del Huila, el día anterior desarrollaban un barrido por la zona rural para establecer las afectaciones y daños que deja el invierno en esta localidad.

Los habitantes del casco urbano de Acevedo permanecen sin servicio de agua ya que esta quebrada es la que surte del preciado líquido al acueducto.

El alcalde Gentil Tapiero reportó ayer que siguen haciendo un balance de las afectaciones, “van 17 casas en riesgo, por lo cual hay que reubicar a las familias que en ellas habitaban; estamos evaluando los daños en las carreteras, pero lo más grave es el daño a la bocatoma del acueducto del pueblo”, dijo.

El municipio de Timaná, que esta semana tomó la decisión de declarar alerta roja, debido a las crecientes súbitas de diferentes afluentes del municipio que siguen generando emergencias y afectaciones, no se recupera de la crítica situación que enfrenta; permanecen los inconvenientes de paso restringido en varios sectores.

Es de recodar, que los municipios más afectados en el Huila por las lluvias, según las declaratorias de calamidad son Timaná, Campoalegre, La Plata, Algeciras, Palestina, Pitalito, Tarqui, Saladobanco, Palermo, La Argentina y Garzón. Los hechos que más preocupan a los mandatarios locales son las afectaciones en vías, viviendas y cultivos.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo del Desastre (Ungrd) reveló ayer que la presente temporada de lluvias ya ha cobrado la vida de 43 personas en marzo y ha dejado a 23 heridos. Además, se han visto afectadas 2.565 familias en todo el territorio nacional.
De acuerdo con la entidad, en lo corrido del presente mes se han registrado 256 eventos asociados con las precipitaciones en 166 municipios de 17 departamentos. El reporte consolidado habla de 144 movimientos en masa, 44 inundaciones, 27 crecientes súbitas, 19 vendavales con fuertes lluvias, 13 vendavales, seis avenidas torrenciales, dos granizadas y una tormenta eléctrica.

Dichos eventos, de acuerdo con los Ungrd, se han registrado mayoritariamente en los departamentos de Nariño, Cundinamarca, Huila, Cauca, Antioquia y Valle del Cauca.
En materia de infraestructura, la entidad informó que 1.664 viviendas han tenido algún tipo de avería y otras 25 han sido destruidas por cuenta de estos fenómenos causados por las fuertes lluvias de los últimos días.

También, 217 vías han registrado algún tipo de daño u obstaculización por cuentas de las crecientes y deslizamientos que han taponado o generado perdida de la bancada. Así mismo, 16 puentes vehiculares y 11 peatonales han sufrido afectación.

Ante la alerta que se mantiene por la temporada lluviosa, la Ungrd aseguró que, en total, más de 200.000 unidades de las diferentes entidades del país se encuentran activas y en alistamiento preventivo para responder y dar el soporte operacional frente a cualquier evento.
“En ese sentido, se hace un llamado a las autoridades departamentales y municipales a activar los respectivos planes de contingencia especialmente para lluvias y continuar con la implementación de medidas”, notificó la entidad.

Asimismo, confirmó que, tal como lo ha pronosticado el Instituto de Estudios Ambientales y Meteorológicos (Ideam), la primera temporada de lluvias se extenderá hasta mayo o junio y sumado a ello, según los expertos, hay incidencia del Fenómeno de La Niña.


Publicidad