En ropa interior y con heridas de arma blanca fue encontrada en su vivienda en el Huila

 


Luego de un Consejo de Seguridad extraordinario, el alcalde del municipio Jhon Jairo Perdomo, planteó la propuesta de ofrecer una recompensa de hasta $10 millones, por el paradero del responsable de asesinar con arma blanca Jova Núñez Rojas, de 36 años de edad, conocida como ‘Jovita’. 

El hecho que ha causado conmoción en la población, se presentó el día domingo en horas de la mañana, cuando el llanto agónico de la mujer, alertó a un vecino que se encontraba cerca del lugar y al asomarse por una ventana vio la macabra escena. 

“No entendemos quién pudo hacerle algo así, ella no tenía problemas con nadie y la forma en que la mataron fue muy cruel, el responsable debe pagar por lo que hizo y la muerte de ‘Jovita’ debe tener justicia”, indicó Javier, primo de la mujer.

La joven mujer salió de misa en horas de la mañana como siempre solía hacerlo, su vivienda queda ubicada a dos cuadras del templo y faltando poco para las ocho de la mañana llegó a su residencia, desde ese momento nada más se supo de ella, solo horas después cuando la información de su asesinato fue noticia en el pueblo. 

El verdugo probablemente la esperaba en la vivienda, pues según testigos las chapas de la puerta no fueron violentadas, no hubo forcejeo, solo un grito inicial que fue escuchado por un vecino, pero que no le prestó mucha atención. ‘Jovita’, fue degollada, una herida pronunciada en su cuello le quitó la vida, además fue encontrada en ropa interior, boca arriba en su cama. 

En la vivienda había rastros de sangre en una de las paredes de la habitación, además en el lavadero que está ubicado en el patio, al parecer son del homicida que intentó borrar rastros de su evidencia. La única compañía de la mujer era un pequeño perro, que según relatan sus allegados, fue encerrado en una de las habitaciones, al parecer para que no ladrara y así no despertar la alerta en los residentes de las viviendas vecinas. 

La dantesca escena fue reconstruida entre lágrimas, por una familiar de la víctima quien narró en exclusiva para LA NACIÓN lo sucedido.

‘Jovita’ no tenía problemas con nadie, según fuentes cercanas, no tenía pareja y presuntamente no había referenciado problemas personales con nadie; gozaba de gran aprecio en la comunidad, desde hace más de cinco años trabajaba como personal de servicios generales del Banco Agrario en Paicol, su madre había fallecido recientemente por una enfermedad que la aquejaba, y su padre fue el primer ausente, al morir por inmersión. Se hizo a pulso y en medio de las necesidades salió adelante. 

El levantamiento del cuerpo fue efectuado por funcionarios del CTI, que desde el municipio de La Plata llegaron hasta el lugar del crimen. Hoy, la voz de todo un pueblo está en hacer justicia por este vil feminicidio.

Pese a que lo sucedido es materia de investigación, el hecho de un posible intento de robo fue descartado por completo, de la vivienda no fue sustraído ningún elemento, la mujer tenía algún dinero y una cadena de oro que no le fueron hurtados, además los enseres y pertenencias fueron todos encontrados en el lugar. 

En una cámara de seguridad de una vivienda cercana al sitio, se observa con actitud sospechosa a un hombre, que es investigado por las autoridades para confirmar o descartar su posible participación en el crimen. 

Adicionalmente, una versión de un presunto venezolano que acechaba a ‘Jovita’ toma fuerza dentro de las hipótesis que las autoridades analizan; sin embargo, hasta el momento todo es incierto y las huellas encontradas en el interior del inmueble adicionales a las de la víctima, son cotejadas por los investigadores quienes están tras la pista del criminal.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto