Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Karen Abudinen renunciaría al Mintic por falta de mayorías para moción de censura

 


Además de la oposición, el Partido Liberal, varios de la U, y algunos de Cambio Radical se sumarían para sacar a la mintic del cargo. Los conservadores, que todavía están negociando qué hacer, tendrían votos claves para definir qué ocurre. 

Este jueves se conoció que el presidente Iván Duque le pidió la renuncia a la ministra TIC, Karen Abudinen, envuelta en un escándalo por la adjudicación de un millonario contrato a la unión temporal Centros Poblados. Varios medios nacionales confirmaron la noticia en horas de la mañana, citando fuentes presentes en una reunión en la que se determinó su salida. Se espera que Abudinen presente su carta de renuncia en las próximas horas. 

La ministra dejaría la cartera tras el escándalo que suscitó la adjudicación de un contrato de $1 billón a la unión temporal Centros Poblados, que se comprometió a conectar a más de 7.000 escuelas rurales a internet. Bajo su mando, el ministerio entregó un anticipo de $70.000 millones con este fin. 

Cuando Centros Poblados fue llamado a explicar por qué iba retrasado en la ejecución del proyecto, se descubrió que la garantía bancaria que presentó para ganar la licitación en diciembre era falsa. La unión temporal ha asegurado que dicho anticipo se ha destinado para realizar las adquisiciones de equipos necesarios para la ejecución del contrato. 

(El Espectador recorrió cuatro de las sedes educativas asignadas al excontratista hoy investigado. Esto fue lo que encontramos.) Lo que sucedió con este contrato llevó a Abudinen a enfrentarse a una moción de censura que sigue en firme en el Congreso. Además, la Procuraduría anunció una investigación contra la ministra para determinar las posibles responsabilidades disciplinarias en las que incurrió al otorgar el millonario anticipo. 

En su defensa, Abudinen ha asegurado que los integrantes de Centros Poblados le hicieron “trampa” al Estado e incluso, durante su intervención en el legislativo los catalogó como “delincuentes”.