Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Crece el debate por prohibición de armas traumáticas

 



El Ministerio de Defensa anunció que ya tiene listo el decreto que prohibirá y regulará el uso de armas traumáticas en Colombia, el cual se espera que empiece a regir este mismo mes. Ante la noticia, crece el debate entre quienes respaldan la medida al considerarla necesaria, y los que la califican como una restricción tardía. 

Experto en seguridad ciudadana analiza los alcances de la normativa. Mientras el Gobierno Nacional se encuentra ad-portas de expedir el decreto que prohibirá y regulará el uso de armas traumáticas en Colombia, en el país crece el debate por esta medida, entre quienes la consideran necesaria para contrarrestar delitos y los que la califican como una restricción tardía con enormes retos. 

De acuerdo con el ministro de Defensa, Diego Molano, la normativa busca elevar las armas traumáticas a la categoría de las armas de fuego, por lo que tendrán la misma regulación. “Hay muchos delitos que se han cometido, lo evidenciamos durante las actuaciones de vandalismo y bloqueo en el país, así como en crímenes recientes, en donde los delincuentes usan armas traumáticas porque las modifican para afectar la integridad, usando balas de metal y no de goma”, afirmó ayer el alto funcionario en rueda de prensa. 

Puntualizó, además, que en los últimos meses estas armas se han estado empleando con mayor frecuencia para cometer hurtos. “De las 1.500 armas que hemos incautado, el 30% fueron utilizadas en hurtos. También están siendo empleadas para extorsión”. De esta manera, con la expedición del decreto, el porte de armas traumáticas en el país se daría bajo permisos de casos excepcionales, al igual que sucede con las armas de fuego. 

Este decreto de 12 páginas señala en primera medida, que portar armas traumáticas y de fogueo sin el correspondiente permiso, implicará estar sujeto al Artículo 365 del Código Penal, el cual indica que “el que sin permiso de autoridad competente importe, trafique, fabrique, transporte, almacene, distribuya, venda, suministre, repare, porte o tenga en un lugar armas de fuego de defensa personal, accesorios o municiones, incurrirá en prisión de nueve a 12 años”. 

Acto seguido, la normativa establece que las armas traumáticas solo podrán ser adquiridas por personas que las requieran para uso civil o defensa personal. En todos los demás casos estarán prohibidas. En este sentido, para portar estas armas se requerirá un permiso especial por parte de las autoridades. Con esto se busca evitar que los delincuentes sigan recurriendo a este tipo de armas a las que hoy en día tienen fácil acceso, para cometer delitos.