Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Fue reglamentada la cadena perpetua para violadores de niños en Colombia

 


El primer mandatario, que defendió la iniciativa y aseguró que se encuentra ajustada a la Constitución, aseguró que, aunque la ley no erradica estos delitos, sí implica que sus responsables “hoy quedan advertidos (...) les llegará todo el peso de la ley”.}

En medio del estupor por el caso de un presunto abusador de niños en un jardín en Medellín, este martes el presidente Iván Duque sancionó la reglamentación de la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños, niñas y adolescentes. 

Si bien la iniciativa fue aprobada por el Congreso hace más de un año –lo que implicó modificar la Constitución–, hacía falta su reglamentación, es decir, el cómo se va a aplicar la norma, ley que sacó avante el Parlamento en junio pasado y que hoy ratificó el jefe de Estado.

La iniciativa implica que, a partir de hoy, quien incurra en conductas delictivas contra un niño o adolescente que sea víctima de homicidio en modalidad dolosa o acceso carnal –que implique violencia o sea puesto en incapacidad de resistir– podrá recibir la pena de cadena perpetua. 

La medida será excepcional y podrá ser revisada en un plazo mínimo de 25 años, cuando podría modificarse la pena si se evidencia resocialización. 

Durante el evento, que contó, entre otras, con la presencia del fiscal general, Francisco Barbosa, varios congresistas y Yohana Jiménez –hija de la fallecida Gilma Jiménez–, el primer mandatario destacó que, con esta reglamentación, Colombia “quizás está dando el paso más importante en la protección de los derechos de los niños”. “Este es un logro de todos, de la familia colombiana. Es la oportunidad para que de una vez por todas digamos basta ya. La semana pasada mencioné frente al incidente ocurrido en la ciudad de Medellín que quienes abusaron de estos niños son bestias malnacidas que tienen que recibir todo el peso de la ley”, aseguró el jefe de Estado.

Según Duque, que defendió la iniciativa y aseguró que se encuentra ajustada a la Constitución Política, se trata de un “momento histórico” y un “hito” para el país, de cara a que haya cero tolerancia contra cualquier abuso, violación o asesinato de un niño, niña o adolescente. “Gilma Jiménez decía que es el comienzo del fin. Tenía razón. No es que por sancionar esta ley se acabaron estas prácticas. Tristemente no, pero hoy quedan advertidos los que pretendan incurrir en estos delitos, con la imprescriptibilidad y esta drástica sanción les llegará todo el peso de la ley”, explicó.