Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Expulsada del país y con ingreso prohibido por 10 años por su apoyo al Paro

 


Linda llegó de vacaciones para bailar salsa en la “Sucursal del Cielo” el 15 de marzo y terminó en las calles como manifestante en las protestas sociales, denunciando abusos y violencia por parte de la Policía. 

“Cuando llegué a Cali me enamoré totalmente de la gente, de la forma de vivir y decidí que quería vivir un tiempo más acá. Empecé a trabajar como voluntaria en una escuela muy reconocida de baile que se llamaba Arrebato Caleño, pero se intensificaron los toques de queda y ya no pudieron dar las clases que se hacían en la noche y quebraron después de resistir lo que más pudieron durante la pandemia. Esa fue una fuerte motivación para unirme a la gente que empezó a protestar. Después pensé que como en México había trabajado en periodismo, aquí también podría documentar con mi mirada lo que estaba sucediendo. Entonces empecé a grabar testimonios y abusos de la Policía y a mandarles eso a mis contactos que tenía de prensa”, explicó en su momento por qué había decidido tomar partido en las protestas.

Su historia la reveló el Espectador el 11 de julio de 2021. Y para ese momento ella ya había recibido amenazas, ataques e intimidaciones por teléfono y redes sociales. Ese diario pudo hablar con ella después del más reciente atentado que padeció el 22 de julio, cuando sicarios le dispararon en la calle a ella y a un amigo que por protegerla recibió trece disparos, tres de ellos en la cabeza. 

En ese momento para ella ya era claro que su vida corría peligro en Cali y que tenía su tiempo contado en esta ciudad.

De acuerdo con Walter Agredo, coordinador del Comité de Solidaridad de Presos Políticos, la expulsión de Linda ha sido “un tanto arbitraria”, porque se trata de un procedimiento administrativo de Migración Colombia que no puede ser rebatido o discutido y que se realiza sin mayor contrapeso jurídico ni argumentativo. 

A través de un comunicado público, emitido después de que se hiciera pública la noticia, Migración Colombia confirmó que sí se está adelantando el proceso de expulsión y dijo que “la ciudadana alemana, quien había ingresado a Colombia el pasado mes de marzo, con un permiso de turismo, fue requerida por la autoridad migratoria colombiana con el fin de adelantar un proceso de verificación, luego de evidenciar que ésta se encontraba adelantando actividades que no tenían que ver con su condición de turista, las cuales afectarían el orden y la tranquilidad ciudadana”, relacionado con el respaldo político que dio esta ciudadana alemana a las protestas sociales que estallaron en todo el país y que en Cali han tenido una fuerte manifestación pública. 

Esto, pese a que ella ha declarado en todos los espacios que respalda la protesta 100% pacífica.

Por esa razón, Migración aseguró que “buscando salvaguardar la integridad de Rebecca Marlene Sproesser, así como mantener el orden y la seguridad nacional Migración Colombia (...) tomó la decisión de expulsarla, de manera discrecional”. La sanción de expulsión es una figura que contempla Colombia y que impide al extranjero volver al país en un periodo que suele ir de cinco a 10 años años. En este caso la sanción contra Linda será de 10 años.