Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Publicidad Adsense

publicidad

Raro efecto secundario: Hombre de 69 años sufre una erección de tres horas asociada al COVID-19

 


El caso presentado en la revista The American Journal of Emergency Medicine se suma a las complicaciones que pueden padecer los pacientes con COVID-19.Médicos del Hospital Miami Valley reportaron en la revista The American Journal of Emergency Medicine el caso de un paciente que padeció un raro efecto secundario de COVID-19: una erección que se prolongó por casi tres horas. 

Según el informe, el hombre de 69 años con antecedentes de obesidad comenzó a presentar tos, congestión, problemas para respirar, anorexia y debilidad generalizada. Inicialmente el médico pensó que padecía una sinusitis aguda. Sin embargo, con el paso de las horas los síntomas se agravaron y el hombre acudió al Hospital Miami Valley.

Tras realizar una prueba diagnóstica los médicos confirmaron que se trataba de una infección por SARS-CoV-2. En ese momento ya padecía las primeras etapas de una neumonía. “El estado respiratorio del paciente empeoró y requirió intubación”, informaron los médicos en su reporte. Horas más tarde, “la enfermería notó una erección”. Se decidió colocar compresas de hielo “pero la erección persistió durante las siguientes 3 horas con rigidez de los cuerpos cavernosos y glande flácido”.

El diagnóstico de los expertos en urología fue claro: “priapismo”. Esta condición corresponde con una erección que persiste más allá de los normal o no está relacionada con la estimulación sexual. Cuando se presenta constituye una emergencia médica. 

Aunque existen muchas causas potenciales, en el caso del hombre de 69 años los médicos consideraron que pudo tratarse de la obstrucción de las vénulas de drenaje. Está bien establecido que el COVID-19 desata alteraciones sanguíneas e inflamatorias que pueden llevar a infartos y problemas isquémicos.

“Aunque la evidencia ha sugerido una asociación entre COVID-19 y la hipercoagulabilidad, hay una falta de evidencia de alta calidad que respalde la anticoagulación terapéutica de rutina. En consecuencia, la Sociedad Estadounidense de Hematología alienta la participación en uno de múltiples ensayos controlados aleatorios en lugar de utilizar empíricamente la anticoagulación con pacientes hospitalizados con COVID-19”, anotaron como conclusión los autores del reporte. 

El paciente, según informaron los médicos, falleció horas más tarde. No se trata del primer caso. El año pasado un grupo de médicos francés registró en la revista The American Journal of Emergency Medicine el caso de un paciente que tuvo priapismo debido a las complicaciones tromboembólicas relacionadas con el SARS-CoV-2.

Publicidad