Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Publicidad Adsense

publicidad

Profesora recorre varios metros en canoa para darle clases a sus alumnos indígenas

 


Sin dejar de lado sus compromisos virtuales, se las ingenia para que comunidades autóctonas no se retrasen por la pandemia. Sentada al borde de su canoa, Madelaine rema y se abre paso en el río Chagres, cuyo cauce se topa con el Canal de Panamá . 

En tiempos de pandemia, lleva a la profesora Graciela a dar clases a niños indígenas sin conexión para aulas virtuales.El Chagres separa la provincia de Panamá -que alberga la capital- de la localidad de Gamboa, provincia de Colón, donde existen zonas protegidas y conviven distintas comunidades autóctonas, rodeadas de vegetación. 

El viento en contra le da más trabajo a Madelaine, una indígena de 25 años que, con su remo, dibuja ondas sobre el agua. Tras un trayecto de 15 minutos, la profesora Graciela Bouche desembarca en el puerto de los Ella Puru, de la etnia emberá.

"La decisión fue por el problema de conectividad que ellos tienen y que no estaban recibiendo el contenido académico igual que el resto de los estudiantes. Eso me motiva a venir y a acercarme a ellos a darles clase semipresencial", explica. 

Graciela embarca pizarra, laptop y algunos alimentos para repartir entre sus alumnos, miembros de una comunidad dedicada principalmente al turismo, actividad casi congelada por la pandemia.

Tras el cierre de escuelas el año pasado, se instauraron las clases virtuales. Maestra de primaria, Graciela vio que a sus alumnos indígenas les costaba conectarse. Sin energía eléctrica, la señal de celular en esa comunidad a veces llega débil. 

"Por el teléfono a veces aquí se va la señal, o no hay data o no tengo tarjeta con que conectar al niño, y como son páginas web se hace difícil entrar", confiesa Evelyn Cabrera, de 27 años, secretaria de la comunidad Ella Puru, con su hijo en el primer grado. 

"La conectividad fue muy difícil, y es difícil para nosotros como indígenas, principalmente", dice Johnson Menguizama, padre de familia de 50 años. 

Así que, apenas Panamá empezó a liberar la movilización de ciudadanos, Graciela decidió ir a ver a sus alumnos.

Publicidad