Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Publicidad Adsense

publicidad

El joven domiciliario que estudia bajo la luz, a la espera de próximo pedido



Carlos Alegre, un joven español que se hizo viral por la crudeza y las dificultades laborales.

La impactante imagen es un cuadro realista. Muestra a un joven, que casi en penumbras, repasa sus apuntes de universitario. Está sentado sobre unas escalinatas y a la espera a que le soliciten un pedido a domicilio, el trabajo con el cual logra su sustento.

La impactante imagen es un cuadro realista. Muestra a un joven, que casi en penumbras, repasa sus apuntes de universitario. Está sentado sobre unas escalinatas y a la espera a que le soliciten un pedido a domicilio, el trabajo con el cual logra su sustento.

Y el autor de la foto es un policía de la población de Pedrejuelo, Málaga (España), quien captó la cautivadora imagen que se hizo viral en cuestión de horas, pues combina la responsabilidad de los jóvenes frente a la cruda realidad frente a las restricciones sanitarias en la cuales también se organizan fiestas ilegales o participan en vandalismo. 

El protagonista de la foto es Carlos Alegre, de 24 años, de origen madrileño pero que reside en Málaga desde hace ocho años, y quien trabaja como domiciliario y lo compagina con sus estudios de mecánica de motocicletas en la Escuela Mecánica de Motos Andaluza.

"Sacó su libro y unos apuntes y estuvo estudiando casi 20 minutos hasta que le entró un pedido", escribió Pedro G. Díaz, el guardia civil que subió la fotografía en un grupo de Facebook y fue el punto de partida para la sensación y el recuelo que causó en las redes sociales. 

La mayoría de los comentarios fueron muy positivos y aplauden la actitud y el sacrificio del estudiante.

"No quiero ser ejemplo de nada, hay mucha gente en mi situación", aclaró el joven trabajador. 

Como contraste también hay un buen número de críticas a las precarias condiciones laborales para los jóvenes que ofrecen en ese país empresas especializadas en domicilios, como Glovo o Uber Eats, esta última en la cual trabaja.

El joven de la foto no tiene redes sociales, más bien prefiere pasar desapercibido, pero gracias a la viralidad de la imagen su historia ha hecho que personas se hayan en contactado con él para ofrecerle una beca y dinero para ayudarle a cumplir su sueño profesional.

Publicidad