Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Publicidad Adsense

publicidad

Condenado a 19 años de cárcel por asesinar a indigentes en Neiva




El indigente Orlando Cabrera Hernández, apodado el ‘Pato’, confesó que fue el responsable de la muerte de los habitantes de la calle conocidos como ‘La Chilga’ y el otro como ‘Neneco’. Los asesinatos ocurrieron en inmediaciones de la iglesia en el barrio Las Granjas. 

A una pena de 19 años y 4 meses de prisión fue condenado el indigente Orlando Cabrera Hernández, apodado el ‘Pato’, por su responsabilidad en la muerte de los habitantes de la calle conocidos como ‘La Chilga’ y el otro como ‘Neneco’, en Neiva. 

La sentencia contra el hombre fue emitida por el Juzgado Segundo Penal del Circuito de Neiva con Funciones de Conocimiento, luego de estudiar el preacuerdo al que llegó el procesado y su abogado con la Fiscalía Novena Seccional de la Unidad de Vida. 

Cabrera Hernández, de 30 años de edad, aceptó su responsabilidad en el delito de homicidio, luego de conocer que la fiscal que adelantaba la investigación tenía en su contra pruebas técnicas como videos de cámaras de seguridad en las que se veía cuando atacaba a los indigentes. 

Enemistad entre ellos. El asesinato de ‘La Chilga’ y ‘Neneco’, ocurrió en la madrugada del 28 de agosto del 2020, en las calles 34 y 35, en inmediaciones de la parroquia San Judas Tadeo, en el barrio las Granjas en el norte de la capital huilense. Según las investigaciones y declaración de Cabrera Hernández, el crimen de los dos hombres ocurrió por rencillas entre ellos.

“Todo fue por una riña que habían tenido días antes, él manifestó que si no lo hacía, lo jodían a él. Fue una enemistad entre ellos”, manifestó una fuente judicial que estuvo en el proceso penal. 

Los investigadores en las pesquisas que adelantaron, establecieron que los habitantes de la calle ‘La Chilga’ y ‘Neneco’, fueron asesinados al parecer con una piedra mientras dormían. “Los dos hombres fueron atacados con un objeto contundente”. 

Los cuerpos sin vida de los dos indigentes fueron descubiertos por transeúntes, que informaron de inmediato a las autoridades que adelantaron no solo la inspección de los cadáveres sino de la búsqueda de pruebas para encontrar al responsable. “Un ciudadano llamó al 123 e indica que al parecer hay un habitante de calle herido, el cuadrante del sector se desplaza al lugar, procede a verificar la información, y encuentra el cuerpo sin vida del ciudadano”, manifestó un vocero oficial. 

Uno de los cuerpos estaba en el andén de la casa cural de la iglesia. El otro cuerpo fue hallado a un lado de la caseta de venta ambulante, frente a la sede del centro de salud ‘Carmen Emilia Ospina’. “A un lado de los cadáveres se encontró las piedras con las que se habrían cometido los homicidios”, manifestó el investigador.

Fue así como los videos de las cámaras de seguridad en el sector, donde quedó grabado el ataque, sumados a las evidencias que recolectaron los investigadores y testimonió de otro indigente que estaba herido y escapó al ataque, permitieron la identidad y judicialización de Cabrera Hernández. “El habitante de calle, se encontraba herido en la cabeza, descalzo e indicó a los uniformados que se encontraba durmiendo cuando alguien lo atacó, él se enfrentó y logró escapar”. 

El indigente no solo manifestó que el agresor vestía pantaloneta negra con una franja lateral blanca, esqueleto blanco y estaba descalzo, sino que indicó la ruta por la que se había ido.

El hombre fue capturado y presentado por la Fiscalía al juez penal municipal con funciones de garantías que lo envió a la cárcel.

Cabrera Hernández fue trasladado al Centro de Atención Inmediata (CAI) en el barrio Bogotá, de donde se fugó ante un descuido de los uniformados, el 3 de septiembre del 2020. “Aprovechó que se estaba haciendo el conteo de los detenidos, para darse a la fuga”, dijo un portavoz de la Policía. 

La fuga le duró pocas horas, siendo recapturado, luego de que la comunidad lo identificara y dieran aviso a las autoridades policiales que adelantaron un operativo y lograron su detención. 

Con antecedentes judiciales.  Las autoridades establecieron que el asesinato de los dos indigentes no era el único delito que había cometido Cabrera Hernández en su vida. 

El hombre presenta en su hoja de vida antecedentes por los delitos de fuga de presos, homicidio, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, hurto y lesiones personales.

Tomado de La Nación. 

Publicidad