Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Publicidad Adsense

Expresidente pidió que al morir lo entierren al lado de su perrita fallecida

 


Manuela, la mascota del expresidente uruguayo José Mujica que lo acompañó a entrevistas y actos protocolares durante su gobierno, murió en 2018. 

Era recordada, además de por el amor que le profesaba el exmandatario, por haber perdido una de sus patas tras un accidente. José ‘Pepe’ Mujica tiene un deseo para cuando ya no esté en este mundo: que sus cenizas sean puestas junto a las de su perra, Manuela, una de sus mascotas favoritas. 

La mascota del expresidente uruguayo (2010-2015) murió en 2018, y sus restos fueron enterrados bajo el árbol de secuoya que tiene el exmandatario en su finca de descanso. 

“Está muerta”, respondió tajantemente Mujica. “Vivió 22 años, lo que es un récord para un perro. El día que yo me muera he pedido que me incineren y que las cenizas las pongan ahí, abajo de ese árbol, junto a Manuela”, le reveló el exmandatario uruguayo a CNN. 

Manuela se hizo famosa por aparecer en entrevistas del exmandatario uruguayo y en algunos actos protocolarios, había perdido una pata luego de que un tractor, que conducía el mismo Mujica, le pasó por encima. 

“Cuando más conozco a los humanos, más adoro a los perros”, aseveró Mujica. Esta revelación se dio en medio de una entrevista con la cadena CNN, en donde el expresidente también habló sobre la crisis en Venezuela y las violaciones a los derechos humanos que sufrió mientras estuvo preso. 

“Recibí unas críticas brutales de mi propia gente. Pero ha sido mi manera de ser. Fui presidente y nunca agarré el teléfono para rezongar a ningún medio de prensa, esos que a uno le critican. 

He llegado a la conclusión de que es mucho mejor tratar de convencer y no ofender. Y soportar las ofensas. No es negocio cultivar odios”, señaló.

Publicidad