Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Publicidad Adsense

publicidad publicidad publicidad publicidad

Primera mujer técnico en equipos de rescate y de vuelo de la Fuerza Aérea Colombiana

 



 
La Técnico Cuarto Diana Alexandra Andrade Rodríguez toca el cielo con las manos y desde el lado derecho de su aeronave sigilosa y vigilante, se convierte en la primera mujer Técnico de Vuelo y Técnico en Equipos de Rescate de su Fuerza Aérea Colombiana. Su deseo de superarse cada día más, la llevó a posicionarse en un lugar que por años ha sido ocupado por hombres; una responsabilidad que hoy asume con todo el profesionalismo, valentía y entereza que a los hombres y mujeres del aire caracterizan. Al verse rodeada todos los días por aviones, conocer las misiones que realizaban, despertó en ella la pasión y el amor con la que los militares trabajaban portando orgullosos sus uniformes, nació allí el sueño de Diana; al proyectar su vida y ser parte de una tripulación. 

Así mismo empezó a volar su mente, generándose en ella nuevos propósitos y metas alcanzables por lo que decidió preparase y estudiar fuertemente hasta lograrlo, ingresando a la Escuela de Suboficiales "CT. Andrés María Díaz D” donde se preparó durante seis meses; allí por primera vez aprendió a portar el uniforme, a sentir el peso y cansancio de sus botas y a valorar significativamente el sacrificio de sus padres y familia por verla salir adelante. El Comando Aéreo de Combate No. 1 fue su primera base, logrando convertirse en la primera mujer Técnico de Mantenimiento, posteriormente fue trasladada a la “Cuna de las Tripulaciones de Ala Rotatoria” (CACOM-4), donde se encuentra la mayor flota de helicópteros de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC. 

Esta joven Suboficial, está orgullosa de quien es, de sus valores y principios, de ser una mujer a la que le gustan los retos, de tener el valor de enfrentarse ante cualquier obstáculo, de combatir sus miedos, de perseguir sus sueños; sueños que no se detienen, porque asegura que el siguiente paso será llevarla a formar parte de la tripulación del helicóptero presidencial. 

Su disciplina la ha llevado a ocupar el lugar donde está, su carácter y seguridad le han dado la firmeza para tomar sus propias decisiones, sus capacidades y habilidades le permiten hoy, ser parte de las Tripulaciones de Ala Rotatoria, de tocar el cielo con las manos y con sus ojos, vigilante y sigilosa apoyar a los pilotos en cualquier tipo de misión.

Publicidad