Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Publicidad Adsense

publicidad publicidad publicidad publicidad

Italia se paraliza por el Coronavirus



El primer ministro, Giuseppe Conte, anunció la restricción de movimiento dentro del país, canceló la serie A de fútbol y prohibió concentraciones y clases para tratar de contener la enfermedad.

El Gobierno italiano ha extendido las medidas de aislamiento, que ya este virus ha dejado 463 muertos y casi 8.000 contagiados, además estudia pedir a Bruselas que le conceda mayor margen de desviación del déficit, que se suma a la ya solicitada, porque el impacto económico será muy significativo.Las escuelas y universidades seguirán cerradas hasta el 3 de abril, se suspenden todos los eventos deportivos y se prohíben las concentraciones públicas.

"No habrá una zona roja, una zona restringida del país y otra no. Italia estará protegida en su conjunto. Se trata de evitar los movimientos en toda la península, con excepción de casos de necesidad, por motivos laborales o de salud", anunció el primer ministro italiano, Giuseppe Conte en una rueda de prensa celebrada en la Jefatura del Gobierno, en Roma.
El Ejecutivo se ha visto obligado a tomar estas decisiones después de que los contagios por coronavirus sigan incrementándose en Italia.

El impacto económico que este coronavirus tendrá en estas regiones y en el resto de la economía italiana será muy significativo y por eso el Gobierno estudia pedir a la Comisión Europea (CE) que le conceda mayor margen para incrementar su déficit previsto para 2020, después de haber solicitado ya una desviación del gasto público de 6.350 millones de euros netos, equivalente al 0,3 % del PIB.
"Sé que son medidas duras, necesarias para intentar contener la propagación del coronavirus y proteger la salud de todos los ciudadanos, que es nuestro objetivo primordial", añadió.

El Ejecutivo, sin embargo, no interrumpirá los servicios de transporte público para "garantizar la continuidad del sistema de producción y permitir que las personas vayan a trabajar", ni tampoco la circulación de mercancías, fundamental para la economía.

Publicidad